lunes, 20 de septiembre de 2010

El papamoscas cerrojillo

Hola

Y hablando de pájaros migradores, el Papamoscas cerrojillo tiene entre nosotros unos movimientos poblacionales curiosos, muy llamativos aunque pasan desapercibidos para la mayoría de las personas que no se fijan en estas cosas.



Son de pequeño tamaño, incluso algo más pequeño que nuestro Gorrión y con un diferente plumaje entre sexos. El macho es blanco y negro, de tal forma que la cabeza y espalda son oscuras y la frente blanca igual que las claras manchas alares. La hembra es menos vistosa con colores marrones y un bordeado blanco en sus sus plumas secundarias alares.



El plumaje nupcial es muy temprano y ya en marzo los machos se visten de gala incluso antes de comenzar la migración, pero después de la muda de agosto ambos sexos se parecen tanto que es difícil diferenciarlos. Por eso se pensaba que los machos no emigraban y solo lo hacían las hembras porque en otoño los dos sexos son muy parecidos. Una cosa paradójica porque se les ve llegar a principio de primavera, procedentes de Africa tropical, pero los machos no parecían volver a los lugares de invernada.



Utilizan para anidar agujeros en los troncos muchos, de ellos fabricados y abandonados por los Picos Picapinos. Se da el caso de que algunos páridos usan el mismo agujero construyendo su nido sobre el del cerrojillo aunque ya estos hayan puesto sus huevos.



En estos momentos en donde los frutos del sauco ya están maduros es muy fácil verlos disputarse el alimento con las Currucas capirotadas, en los bordes de los caminos.

Adios